De carretera a calle

Leve Projects Calle Ene-ciento-50

La carretera se hace calle.

Sigue el mismo eje, con luces que

dibujan la línea en el cielo y una discreta

rugosidad en el suelo, puntuada por LEDs.

 

La sección, estricta y capaz:

dos vías para coches y una pista bici

a cada lado, segura, funcional,

legible, como en Flandes en medio urbano.

 

 

Las aceras, ajustadas, con plazoletas

y ensanchamientos, para intercambios

y encuentros, paradas de bus, árboles,

tramos de paseo, parkings.

Los coches y las bicicletas, a lo largo.

Atravesando, los peatones, para ligar

el Casino, la Estación, la Iglesia, Terra Nostra,

el Polígono, la Plaza del Pueblo, …

 

La calle se nivela con la zona 21,

sin saltos. Hacia el noreste es un

balcón sobre el barrio, abierto al paisaje,

las montañas y las infraestructuras.

 

 

Dos rellanos, el Casino y el Polígono, en la

larga bajada desde el Coll dibujada

por el techo de farolas que califican

la imagen de la nueva calle.

 

La ligera asimetría de luminarias y

árboles acentúa la posición a media

pendiente de la calle y la singularidad

de los lugares de oportunidad al suroeste.

La iglesia de Santa María, arriba. Abajo,

la Estación y la Plaza del Pueblo. En medio,

el pulmón verde del Casino sobre la

nueva calle Ene-ciento-50.

Compartir Artículo: ·

Palabras Relacionadas: ,

Artículos Relacionados