La Floresta,

Amor al Arte

Verano 2004. Llevábamos semanas filmando los preparativos de la inauguración de la Colección Carmen Thyssen en Madrid. Restauradores, conservadores, comisarios, iluminadores, trataban las pinturas como auténticas joyas de exquisita fragilidad.

El día de la inauguración apareció la prensa. Situados fuera del grupo pudimos contemplar la imagen de la Baronesa, sola, en medio de la sala principal del museo, posando para ellos. Su figura vista desde detrás, enfrentada a una pared de flashes, era indudablemente la de una mujer poderosa, fuerte y decidida, pero, sobretodo, una mujer con un reto por delante. Ese día tomamos consciencia de un gran personaje a desvelar y una bonita historia por contar.

 

La historia

Mata Mua (Autrefois), de Paul Gauguin, es el título de uno de los cuadros que el Barón Thyssen-Bornemisza, después de depositar definitivamente su Colección de Arte en España, quiso que fuera para su esposa Carmen. A partir de ese momento, animada por el industrial y prestigioso coleccionista que le ejercía de mentor, Carmen inició un camino propio en el “Mundo del Arte” entregándose con pasión e inteligencia a la adquisición de piezas que definieran su propia colección.

Convertida hoy en una de las coleccionistas de Arte más importantes del mundo, con más de 1200 obras, su colección representa el trabajo de los mejores artistas de los últimos cuatro siglos de la Historia de la Pintura Occidental, con obras de Canaletto, Courbet, Boudin, Monet, Sisley, Renoir, Degas, Gauguin, Rodin, Matisse, Picasso, etc., destacando su gusto particular por artistas de pintura española y catalana como Rusiñol, Casas, Sorolla, Beruete, Zuloaga y Mir, entre otros.

El deseo de la Baronesa, como lo fue en su momento para el Barón, es que su colección trascienda: que se pueda exhibir ante el público, íntegramente y para siempre. Su plan inmediato es culminar la creación de la “Galaxia Thyssen”: una constelación estable de museos –Madrid/Málaga/Barcelona– donde sus obras encuentren “su lugar” y a la vez puedan transitar, situarse en distintos contextos, formar parte de exposiciones itinerantes y garantizar, así, una vida propia, estable y fructífera para su legado. Este objetivo, de indiscutible relevancia para la coleccionista, supondría también un hecho histórico crucial en la configuración del mapa del mundo del arte, tanto para España como a escala Internacional.

En 2004, la Baronesa, ya viuda del Barón, abrió su primer Museo en Madrid, en 2011 el segundo en Málaga y en estos momentos está decidida a trabajar con afán para abrir el último Museo en Barcelona, su ciudad natal. La prensa ya rumorea sobre ello. El triángulo está tomando forma, ya se puede ver, pero todavía no está cerrado.

 

La película

Amor al Arte se centra en la consecución de este sueño personal: una “visión” de la protagonista que, aunque desconocemos si finalmente podrá –o no– hacerse realidad, constituye el detonante de nuestra historia. Bajo la tensión de este reto, una constelación de personajes entrará necesariamente en juego. El historiador, el arquitecto, el gerente, el político, el financiero, la prensa, la opinión pública, etc., cada uno con sus propios motivos y desde su propio punto de vista serán el origen de un relato que desarrollará su particular relación con el arte. Juntos constituyen una trama coral que permitirá arrojar nueva luz sobre la creación de museos, el mercado del arte internacional, el coleccionismo y también, cómo no, sobre la misma naturaleza de la pintura.

Para esta película, el acceso directo a la Baronesa y a sus colaboradores –los personajes principales– nos ofrece la posibilidad de vivir esta historia ‘entre bastidores’, desde un punto de vista privilegiado.

El acceso a su archivo fílmico personal nos permitirá rescatar imágenes inéditas de las personas, lugares y momentos relevantes de una vida que, sin lugar a dudas, esta mujer ha vivido intensamente. Finalmente, la oportunidad de realizar una lectura cinematográfica de algunos de sus cuadros nos permitirá gozar de la particular “visión del mundo” que algunos de los artistas más destacados ensayaron en ellos.

Todas estas historias, aparentemente aisladas, se ponen en movimiento alrededor de una fuerza principal: un “amor al arte” que, irremediablemente, todos compartimos. Esta película es una invitación a formar parte de esta constelación.

Leer MásLeer Menos
Fecha inicio 2004
Fecha final En curso
Título Amor al Arte
Misión Largometraje
Tipología Largometraje
Emplazamiento Madrid, Málaga, Barcelona, Sant Feliu de Guíxols
Dirección Eva Serrats
Guión Eva Serrats
Producción Cobos Films BV – Carmen Cobos & Kees Rijninks
Coproducción AVRO & TVC, Leve Productora
Duración 75’ & 52’
Formato HD/color
Presupuesto 431,000 €

Artículos Relacionados

Un museo de pintura en el Monasterio de Sant Feliu de Guíxols

El proyecto aborda la reforma y ampliación del Monasterio de Sant Feliu de Guíxols para ubicar la futura sede de la Colección de Pintura Catalana Carmen Thyssen-Bornemisza. El Monasterio es un espacio de referencia bien comunicado y dotado de servicios de proximidad, idóneo para ubicar una Pinacoteca y completar un gran complejo cultural. El futuro... Leer más »