La Floresta,

Reforma de vivienda en la calle Manuel de Falla

La familia Soler-Vallès quiere transformar en su vivienda habitual un piso situado en una finca entre medianeras construido en los años 60 en la calle Manuel de Falla, en el barrio de Sarrià de Barcelona. La distribución existente y el estado actual de la vivienda requieren una reforma completa que se adecúe a las necesidades del usuario y a los estándares normativos vigentes.

La distribución en cuestión es ramplona, troceada y genera excesivas servidumbres de recorrido. El espacio interior de la vivienda queda dividido transversalmente por un muro de carga que determina la división entre las zonas comunes y las estancias. La zona húmeda, conformada por la cocina y el baño, ocupa la estancia que da al patio de luces por donde circulan los conductos de agua, gas y saneamiento. La cocina, excesivamente distante a los espacios de la sala y el comedor, es demasiado pequeña. El tamaño de los ámbitos de paso y de las estancias obedece a unos estándares anticuados que, en algunos casos, como en las alturas de paso o los anchos de puerta, ya no son legales ni adecuados.

Los espacios, por lo tanto, dan a dos orientaciones. En la fachada sur, abierta a la calle, el ámbito común desemboca en una terraza, mientras que las habitaciones se abren con ventanas de distintas medidas. En la fachada posterior, la del patio de luces, la cocina se abre con una ventana y las habitaciones desembocan en un lavadero, único espacio del piso que no ha sido apropiado como interior.

 

La propuesta interior

El proyecto de reforma se basa en invertir la distribución existente de modo que la vida social de la vivienda –cocina, sala y estudio– goce de la relación con la calle y con la luz del sol, haciendo que los usos más íntimos, como los dormitorios, se sitúen alrededor del patio de luces, en la zona interior.

La nueva distribución pretende encadenar espacialmente y funcionalmente tres grandes paquetes funcionales en el frente de fachada –la cocina, la sala-comedor y el estudio– permitiendo la relación transversal de los espacios sociales de la casa. Por ello, se proponen dos nuevas aberturas en el muro de carga interior, del tamaño de una puerta, que permiten un mayor goce de las condiciones naturales de la calle. A su vez, la reforma no da por buena la tabiquería existente ni los pasillos de distribución, estrechos y oscuros.

Esta distribución contempla varias adecuaciones estructurales: la abertura de nuevos ámbitos de paso en un muro de carga, la ampliación de la altura libre de las puertas que se conservan, el refuerzo del borde de la galería-lavadero para sostener el nuevo cerramiento y la reparación de la viga de remate existente.

 

La propuesta estructural

La nueva propuesta de distribución y sus implicaciones en la estructura resultan de un estudio cuidadoso del sistema estructural, del estado de conservación del inmueble y del proyecto de refuerzo ejecutado en el año 2005.

La solución estudiada pasa por la implementación de un doble perfil corrido a lado y lado del muro donde se debe practicar la posible nueva abertura y para fijarlo ritmadamente a base de conectores pasantes. Estos dos perfiles, juntos, forman un dintel que permite, sin apuntalamientos ni riesgos en la ejecución, la abertura de una nueva puerta de paso. A su vez, este doble perfil transversal permite aportar un elemento de riostra hoy inexistente en el sentido oblicuo a la fachada, que trabajará como tirante y grapa corrida sobre las fisuras verticales detectadas.

 

Leer MásLeer Menos
Fecha inicio 25/06/2014
Fecha final 30/05/2015
Título Reforma de vivienda en la calle Manuel de Falla
Misión Proyecto Básico, Proyecto Ejecutivo, Dirección de Obra
Tipología Reforma Interior
Emplazamiento Sarrià, Barcelona
Superficie 75,30 m2
Promotores Jordi Soler i Pla / Família Soler-Vallès
Presupuesto (PEM)
Arquitectos Francesc Pla, Eva Serrats
Colaboradores Xavier Mora (arquitecto técnico), Robert Brufau (estructura)

Artículos Relacionados