La Floresta,

Reurbanización de la plaza de la Font del Lleó

Una plaza única

Desde el principio, la intención es obtener un espacio único, con vocación de cohesión y polivalencia. Una sola plaza que cohesione la suma de plazas diferentes. Un espacio que aglutine las diversidades de vestigios, volumetrías, rincones y representatividades, como mejor escenario para las diversidades funcionales y de actividad pública que queremos potenciar.

 

Una superficie única

La propuesta vincula la idea de unicidad a la de superficie única. Una alfombra urbana continua, accesible, adaptable a la topografía del lugar, y que permita su gestión global como un espacio plenamente polivalente y reversible. Para hacerlo, se ponen en marcha dos estrategias que gestionan su morfología: el agua y la geometría.

 

Agua como argumento

Una primera estrategia pone el agua como argumento. El surco de las escorrentías construidas hace un primer grabado sobre la superficie. Las aguas se recogen y redibujan las trazas de unos recorridos que singularizan una espina dorsal de arriba abajo de toda la plaza. El agua y la ausencia de agua son el primero de todos los flujos fundacionales. En el centro de la plaza, los diferentes ramales se intensifican en la proximidad uno de otro y sugieren una centralidad dinámica y nuevos perímetros dibujados por las Termas y la Fuente.

 

Una topo_grafía

La segunda estrategia, también vinculada a la topografía, nace al hacer visibles las curvas de nivel existentes. La continuidad de cota entre las calles Joan Samsó y de la Fuente, mediante unas líneas ligeramente arqueadas en el sentido transversal de la plaza, sugiere una gran explanada. Este reconocimiento es a la vez el vínculo entre fachadas. Una suerte de escalonamiento gráfico evoca una idea de anfiteatro urbano, donde la Fuente es central, donde las Termas se reconcilian con el entorno y se expanden visualmente, donde el Consistorio o Casa de la Vil·la –como la casa del Baño, como la casa del Conocimiento– reivindica su condición de Casa, de Casa abierta a la Plaza, ofreciendo el espacio vacío como expresión de la vida pública. Los árboles, su sombra, ocupan los perímetros.

 

Un lugar singular

Con todo, la nueva superficie reivindica la condición singular de este complejo paisaje urbano, tanto el que se ve como el que la alfombra contiene, un subsuelo rico desde donde se explica la ciudad, permitiendo una cambiante polivalencia del conjunto de usos y actividades que una plaza moderna e inclusiva ha de dejar abiertas.

Leer MásLeer Menos
Fecha inicio 20/05/2016
Fecha final 06/06/2016
Título Reurbanización de la plaza de la Font del Lleó
Misión Concurso
Tipología Urbanización
Emplazamiento Caldes de Montbui, Barcelona
Superficie 3,000 m2
Promotor Ajuntament de Caldes de Montbui
Presupuesto (PEM)
Arquitectos Eva Serrats, Francesc Pla
Colaboradores Guillem Bigas (proyecto)

Artículos Relacionados

De carretera a calle

La carretera se hace calle. Sigue el mismo eje, con luces que dibujan la línea en el cielo y una discreta rugosidad en el suelo, puntuada por LEDs.   La sección, estricta y capaz: dos vías para coches y una pista bici a cada lado, segura, funcional, legible, como en Flandes en medio urbano.  ... Leer más »

Iluminar el Paseo de Gracia

Barcelona está dotada de un Plan Director de Alumbrado que regula la iluminación nocturna de la ciudad y deja excepciones para calles y avenidas principales. Paseo de Gracia, una vía que se encuentra al mismo nivel que las grandes calles comerciales del mundo como los Campos Elíseos de París o Times Square de Nueva York,... Leer más »

La obra pública a examen

Ni en broma escribiré cuando se me haya pasado. De hecho, siempre que espero a que se me pase el cabreo se me pasa la razón.   Hace un año, perdimos un concurso para hacer un museo de prehistoria precioso porque el que quedó quinto en la puntuación de calidad, la que un jurado otorga... Leer más »